Este año, el Día de la Madre Tierra coincide con la ceremonia de firma del acuerdo de París sobre el cambio climático, en el que 195 países firmarán el compromiso a trabajar para limitar el aumento de la temperatura global por debajo de los 2 grados centígrados.

El evento tiene como antecedente la publicación del libro Primavera Silenciosa de Rachel Carson que abordó el impacto de la industria química sobre el medio ambiente, en 1962, así como algunos movimientos pro ecológicos.

Un gran derrame de petróleo en Santa Bárbara, California, sirvió de incentivo para que el senador nacional Wisconsin Gaylord Nelson propusiera el establecimiento del “Día de la Tierra”. La campaña de Nelson logró que el 22 de abril de 1970 se fijara para concientizar sobre el cuidado del medio ambiente.

“No era raro que en algunas ciudades, durante la hora punta, pudieses estar de pie en una esquina y no poder ver nada a través de la calle debido a la contaminación”, decía Gaylord Nelson

Las Naciones Unidas, en 2009, basándose en que la Tierra y sus ecosistemas son el hogar de la humanidad, designaron oficialmente el 22 de abril como “Día Internacional de la Madre Tierra”. Estableciendo que para conseguir un justo equilibrio entre las necesidades económicas, sociales y ambientales de las generaciones presentes y futuras, es necesario promover la armonía con la naturaleza y la Tierra. Este es el día en el que organizaciones gubernamentales, corporaciones y ciudadanía debemos concienciarnos que es momento de cambiar y de hacer algo por el cuidado de comunidades  enteras, animales y personas de todo el mundo.

Aunque muchos siguen viendo el cambio climático como un problema lejano, la realidad es bien distinta. El período enero marzo de este año fue el trimestre inicial más cálido desde 1880, año en el que comienza a medirse de forma global la temperatura, con 1,15ºC por encima de la media del siglo XX. Marzo de 2016 ha sido el onceavo mes consecutivo en que se superan las temperaturas más elevadas de la historia reciente de la Tierra (en relación con los meses respectivos de años anteriores). Nunca hasta ahora se había producido un periodo tan largo de constantes récords mensuales de temperaturas elevadas, destacan los expertos de la NOAA.

El objetivo de este año es plantar 7,8 millones de árboles (a lo largo de un periodo de cinco años), ayudando a combatir el cambio climático al absorber el exceso perjudicial de CO2 presente en la atmósfera, los árboles nos permiten respirar aire limpio, dado que también absorben los olores y los gases contaminantes.